Los hábitos de cuidado dental de los niños deben empezar por casa

HIgiene Oral en niñosLos padres son el primer maestro de un niño en la vida y juegan un papel importante en el mantenimiento de su salud en general. Es esencial que los padres y las familias enseñen a sus niños hábitos saludables para prevenir la caries dental de la primera infancia.

Con todos los desafíos que enfrentan los nuevos padres, es posible que no piensen mucho sobre el vínculo entre la salud oral de su hijo y la salud en general. De hecho, una comprensión de la higiene oral puede ayudar a los padres a prevenir la caries dental -la enfermedad infantil crónica más común- y crear una rutina de hábitos saludables para su hijo.

Lo ideal es que la educación en salud oral para cualquier familia comience con la educación prenatal o en el momento en que el niño tiene entre 12 a 18 meses de edad. Muchas personas no se dan cuenta de que la salud bucal de la madre afecta tanto a la futura salud bucal del niño como a la salud general del niño, de hecho, algunos estudios muestran que la enfermedad periodontal tiene relación con el trabajo de parto prematuro. Es por esto que las madres restantes deben revisarse por caries, mala higiene bucal, gingivitis, dientes sueltos y hábitos alimenticios.

Después de que nazca el niño, las familias deben familiarizarse con los hitos dentales y de salud bucal de su hijo, que serán determinados por el dentista de la familia o un dentista pediátrico. Los niños deben tener su primera visita dental a la edad de 1 año o dentro de los seis meses luego de la erupción de su primer diente. Un dentista podrá aconsejarle a los padres con respecto a la primera dentición de un niño y la mejor técnica para cepillarle sus nuevos dientes.

La dieta es otro factor que afecta la salud bucal de un niño. La exposición frecuente y a largo plazo a líquidos que contienen azúcares suele provocar caries. Además de eliminar las bebidas azucaradas en conjunto de la dieta de un niño, los padres pueden adoptar otros hábitos para prevenir la caries dental debido al consumo de bebidas azucaradas.

Es conveniente evitar dar a sus hijos leche, leche de fórmula, jugos o gaseosas a la hora de la siesta o de la noche. Los azúcares permanecerán en sus dientes y encías durante un período prolongado de tiempo, promoviendo la descomposición.

Los padres son responsables de las prácticas de higiene oral de sus hijos y se les aconseja que se reúnan con un dentista general para determinar la mejor manera de establecer y mantener la salud oral de sus hijos. Un dentista general también puede proporcionarle a las familias literatura de salud oral diseñada para educar tanto a los padres como a el(los) niño(s). Esta educación tiene múltiples beneficios: Tener unos dientes sanos en la primera infancia propicia que los niños tengan una imagen positiva de sí mismos y esto contribuye a mejorar au calidad de vida.